« Cold Asian Night Kisses | Main | La Chinita »

November 16, 2014

Japanese Jet-lag

014b.jpg

Te ataca sin avisar cuando ya crees que estás curado y de golpe te ves ante twitter a las cuatro de la mañana contando las horas para meterte en la ducha. Aquí amanece temprano, muy temprano, haciendo que los finales de las juergas que se alargan más allá de las cuatro dejen un regusto de fría desolación mas volviendo mucho más agradables los amaneceres desvelado ante la ventana del hotel.
Quince hoteles en cinco semanas, sólo seis noches en casa y miles de anocheceres desde la ventanilla del avión, ventanales de habitación y ventanas de Shinkansen.
Decenas de charlas con desconocidas en bares que te hacen olvidar que estás en el otro lado del mundo; horas, días, frente al iphone atándote a las que están en tu lado; noches eufóricas de 'this is it', mañanas melancólicas de ´qué hago aquí´.
Hace unos días en una ciudad perdida en el centro de China una camarera rusa me dijo mientras desayunaba que parecía cansado, le respondí que de hecho lo estaba, había dormido las cuatro noches anteriores en cuatro países de tres continentes distintos.
Lucky you, me respondió.
Le sonreí y dejé de quejarme mientras me acababa el café. Sin duda nos movemos para estar lejos del hogar, lo que aún no he resuelto es si lo hacemos para huir de él o para encontrarlo.
Sexto año on the road.

Posted by antonio at November 16, 2014 10:02 PM

Comments