« April 2012 | Main | June 2012 »

May 06, 2012

Día de la madre

No me gustan los días de. Por dos razones principalmente: porque yo soy más de noches y porque no hay ningún día de mí. Ni día del ingeniero expatriado con ínfulas de escritor, ni del golfo venido a menos, ni del novio infiel o cornudo, ni del manirroto quebrado. Por no ser no soy ni fumador, con lo que el día de dejemos todos el tabaco tralará no me afecta y aún está por inventar el del adicto al whisky de malta de más de 16 años.
Vamos, que a la ONU, a la UNESCO o a quien decida esto de los días yo se la traigo bastante floja. Allá ella.
Pero me desvío. Hoy es el día de la madre, yo en mi coherencia he olvidado felicitar a la mía y en mi contradicción me dispongo a escribir un post en su honor.
Y pocas cosas son tan difíciles.
Como los peces el agua o nosotros el aire, la madre a los que tenemos mi suerte la hemos tenido ahí siempre. Los que encima nos hemos llevado siempre bien con ella la tenemos impregando absolutamente todos nuestros buenos recuerdos, por la sencilla razón de que ha sido siempre la primera en la que hemos pensado cuando algo bueno nos ha pasado. No es el cimiento sobre el que intentamos construir el edificio de nuestra vida, es la matemática que rige su construcción, es la fuerza de gravedad que lo mantiene recto y los enlaces atómicos que unen sus piezas. Es el marco que da forma a nuestros pensamientos y nuestra moral, aunque no pensemos como ella, aunque muchas veces lo que ella cree ser bueno para nosotros no coincida con lo que realmente es lo mejor.
Modela de tal manera nuestra vida que es difícil muchas veces darse cuenta de su importancia. A algunos, como a mí, nos ha costado décadas descubrir que su amor no le hacía las cosas más fáciles sino al revés.
Ha sido al ver los desvelos de mi mejor amiga tras nacer su primer hijo cuando he visto lo que significa de verdad ser madre, de su belleza pero sobretodo de su heroicidad. Viendo el miedo, la inseguridad, el desamparo y la soledad (desengañémonos, los padres en esos primeros meses servimos más bien de poco) de Esther en estos primeros meses de vida de Leonardo me he imaginado lo que tuvo que pasar mi madre cuando me tuvo a mí 10 años más joven que Esther y en una época donde las cosas eran mucho menos fáciles para una mujer trabajadora.
Mi cómplice vive hoy su primer día de la madre, y mi mamá su 36. Nadie me conoce como ellas y en nadie como en ellas se muestra el verdadero papel de las madres y las mujeres en nuestra vida.
Son heroínas mucho más inteligentes que nosotros que, como ya he dicho en este blog, no necesitan de días que las recuerden. Porque sin ellas ni habría días, ni habría civilización, ni habría nada que recordar.
Mi madre conoce mis vida íntima más por lo que le cuenta ginebraconhelio que por lo que le cuento yo, solo muestro mis sentimientos en internet y en la cama, pero ella sabe como pienso. Sabe que mi ego me la trae al pairo y que es en ella y en mi padre en quien mido mis triunfos, mis alegrías y mis orgullos. En que todo ha sido tan fácil porque los tenía a ellos detrás y que me puedo permitir ser un solitario porque sé que gracias a ellos nunca voy a estar solo.
Porque al principio lo hicimos absolutamente todo con ella y porque en ello seguimos, aunque sea lejos, aunque sea todo más complejo... seguimos buscando su aprobación en cada acto, seguimos escondiéndole las trastadas y seguimos queriéndola como cuando estábamos en la guardería. Aunque ya nunca le digamos te quiero ni nos la comamos a besos como cuando éramos enanos.
Quizá porque sabemos que ya lo sabe, o quizás porque nos hemos hecho mayores, o porque quizás sencillamente ya no haga falta y lo que ahora necesitamos sea darle las gracias.
Por hacer que nuestra vida siga siendo una aventura maravillosa.
Feliz día de la madre. A la mía, a las nuevas, a las futuras.

Posted by antonio at 09:57 PM | Comments (0)