« Dignas razones para que a uno le partan la cara | Main | Europa »

April 21, 2012

Están solos

Son los menos respetados de la cadena alimentaria aunque forman su base. En tardes como la de este sábado ya debe haber miles, millones, entrando en la ducha, reservando en restaurantes, eligiendo la camisa o comparando perfumes. Se habrán pasado la semana mandando emails, esemeses o I likes del facebook a esa chica que un día les respondió con un hola a uno de las decenas de de hellos, busys?, quétales, bonjours y privets que lanzaron a la red esperando que las leyes de la probabilidad rompiesen la aversión natural de las solteras a charlar con desconocidos.
Seguramente no fue hasta ayer o incluso hasta esta mañana cuando ella aceptó quedar para tomar algo en una cita que, gracias a las redes sociales, ya nunca será a ciegas pero en la que los nervios y la inquietud no disminuyen ni un ápice por más que él ya haya visto las fotos de sus últimas siete vacaciones, sus fiestas con las amigas y conozca a todas sus mascotas.
A su acuerdo para verse cara a cara habrá seguido una negociación discreta sobre el lugar y la hora. Si ella sabe comportarse llegará un pelín tarde y lo suficientemente arreglada como para que él, aún un desconocido, sienta el ligero orgullo que a todos los chicos nos produce el que una chica pase rato frente al espejo poniéndose guapa para nosotros, aunque no nos conozca. Si él es un tío comme il faut no la hará elegir el sitio, lo habrá previsto de antemano y lo pagará absolutamente todo sin vacilar.
Nadie hará series sobre ellos, si las hacen de hecho serán culebrones con tufos moralistas sobre ligones que siempre triunfan y donde el héroe al final acaba arrepintiéndose de haber sido un golfo toda su vida. La onu nunca les dedicará un día, ni habrá campañas en internet para apoyar su solitaria causa.
Están solos.
Enfrentados a una chica que en el mejor de los casos será simpática y comprensible con su sufrir y en el peor les tratará con desdén como echándole en cara que su objetivo, siempre hay un objetivo, sea llevárselas a la cama.
Están solos, frente a una mujer preciosa e inteligente contra la cual solo tienen las armas de su ingenio y su sonrisa. Están solos mientras le preguntan sobre su vida, mientras intentan hacerle reir, mientras le ayudan con el menú, mientras eligen el vino y mientras se levantan con esa ligera esperanza de que la velada no acabe ahí.
Estarán solos cuando la acompañen a la parada del autobús, o cuando le abran la puerta del taxi, cuando la dejen en casa y cuando ella les agarre el brazo.
Estarán solos al volver a casa preguntándose por qué no intentaron besarla, o por qué ella no les respondió ese mensaje que él le mandó a los cinco minutos de dejarla.
Estarán solos incluso cuando ella no aparte la cara cuando ellos quemen las naves acercándose a sus labios, cuando la convenzan de una última copa en su casa, cuando la desnuden e incluso cuando el sudar juntos derrumbe las últimas barreras que tan altas parecían en ese restaurante.
Estarán increíblemente solos hasta ese momento en que, por un motivo que él jamás acertará a saber, ella no diga que no y la descubran durmiendo a su lado. Haciendo que el recuerdo de todos los rechazos, las caminatas de regreso, las bordes de internet y los despertares solitarios se diluyan en esa sonrisa que les queda a las mujeres valientes tras hacer el amor con un desconocido.
Estáis solos, y nadie os echará un cable cuando tengáis que enfrentaros a sus ojos en unas horas, nadie os susurrará un tema al oído cuando la conversación languidezca ni nadie os dirá ´ahora!´ cuando dudéis sobre cuándo besarla. Las probabilidades de que sea la chica de vuestra vida son casi nulas y las de que saborees esta noche sus labios más bien pequeñas...
Te quedan pocos amigos solteros y te preguntas qué leches haces siguiendo la misma rutina cada sábado, como si estar al cien por cien durante la semana en el curro no fuese ya suficiente y te planteas que ya va siendo hora de que los despertares del domingo no dependan de tu cochina suerte del sábado. Pero es lo que hay colega y no te queda otra que seguir saliendo a que te partan la cara, porque ellas siguen adorando partírnosla y sobretodo porque a veces, cuando no sé qué astros se alinean, alguna decide además besárnosla.

Suerte compañero, que te diviertas, que ella bese con los ojos cerrados y que desnuda sea tan hermosa como te la imaginas.

Posted by antonio at April 21, 2012 07:19 PM

Comments