« September 2011 | Main | November 2011 »

October 06, 2011

Dream big

No me olvido. No recuerdo el año pero acabaría de comenzar el siglo y paseando por el FNAC de Ginebra en una de esas largas comidas con mi cómplice lo vi por primera vez. Mis sueldo era bastante más bajo pero mis finanzas eran tan horrorosas como ahora, así que lo vi, lo toqué, pero ni pensé en comprarlo. Nunca tuve uno, pero recuerdo perfectamente la sonrisa de Esther, e imagino que la mía, al verlo mientras casi nadie le hacía caso. Era como un verso suelto entre los prosaicos emepetrés... era la primera versión del iPod y ya nada volvió a ser lo mismo.
Yo aún no tenía ni móvil. Tuve uno en el 99 pero se rompió a los dos meses y me emperré en no renovarlo hasta que descubrí que sin móvil no había ligues, y empecé a cargar con tres. Pero eso es otra historia.
He tenido el nano, el mini, el shuffle, el iPad, el Air... Soy uno de esos pocos que, de nuevo gracias a Esther, tiene hasta el AppleTV, que nadie entiende, pero es una gozada. No tengo el iPhone porque me da por saco escribir eseme eses tocando la pantalla, pero todo llegará.
El ingeniero que soy admira google y cómo una idea y mucha inteligencia puede hacer más fácil e interesante la vida de nuestra especie, pero el esteta que me asoma de vez en cuando no puede más que rendirse ante lo que Apple nos ha dado.
Llevo años pensándolo y procuro no decirlo demasiado en público para que no me tomen por loco y se me acabe el chollo, pero creo a pies juntillas que si llego a los 65 ya no me muero. O si más no, me muero con tres o cuatro siglos a cuestas.
Estoy plenamente convencido de que la generación del naranjito y la bola de cristal tuvimos la mala fortuna de ser los últimos de una especie: una especie en que la gente llega a viejo y se muere. La ciencia avanza de manera exponencial, y en pocas décadas sabremos suficiente sobre nosotros y sobre el universo que estaremos en condiciones de ganar la última batalla. Iremos cascando, sí, pero ya no será por viejos o por enfermedad, será solo porque si dejas pasar suficiente tiempo, a todos acaba pasándonos por encima un coche o cayéndosenos una cornisa en el coco.
Los bebés nacidos hoy vivirán siglos, se mantendrán sanos y fuertes, no se les caerá el pelo y la viagra hará el resto... a nosotros nos toca cuidarnos y esperar a que cuando llegue el 2040, haya habido suficientes genios como Steve Jobs que, usando su inteligencia y valentía, hagan realidad nuestros sueños.

Hoy mi iPad parece un poquito más triste.

Posted by antonio at 10:18 PM | Comments (0)