« En las noches más oscuras se pueden ver las estrellas | Main | Tokyo »

May 10, 2010

Iba a escribir de política...

Iba a escribir de política.
De lo a gusto que me siento lejos de un país donde la ira, la estupidez y el fanatismo están acabando con la democracia mientras la economía se nos pone al nivel de Sierra Leona y Europa nos mira con pasmo. Del vivan las caenas y los referendums medievales. De la tristeza, casi dulce y cansada, que siento al ver a más de diez amigos inteligentes apuntarse a grupos de facebook en los que se desea que España no gane el mundial. Por motivos políticos imagino. A mí que el Barça gane me da por saco políticamente, pero hay demasiada gente a la que quiero que sé cuánto le alegra y, solo por ellos, jamás mostraré mi alegría, y mucho menos mi deseo, por una derrota del antiguo equipo de mis amores. A mí, que aunque cambiaría sin pestañear cinco mundiales de la roja por un mal polvete rápido con un seis en un antro pegajoso, reconozco que celebrar la Eurocopa en mi Ginebra entre las miradas de envidia de los italianos, la sorpresa de las rusas y la alegría de esos españolitos emigrantes me supo a gloria. Pero bueno, imagino que sencillamente hay gente a la que la política les toca más el ánimo que la alegría de ese colega de al lado. Así empiezan las guerras civiles.
Pero suena Antony and the Johnsons, llueve en Aix y no quiero hablar de política.
Mejor hablar de que se casa mi mejor amiga. Y de que eso me llevó con su novio y diez golfos más a Liverpool el pasado sábado. Transnochando el viernes en un pueblo llamado Warrington donde nunca sabrán que esos borrachos hablando una rara mezcla de español e italiano, deambulando de bar en bar y bebiendo aún más rápido que los chavales ingleses, representan lo mejorcito del futuro científico de Europa (Luis dixit). Algunos siguen aún desperdigados por el continente intentando llegar a sus casas, sus trabajos y sus novias. Dicen que por un volcán que quiso alargar la despedida (consiguiéndolo) aunque yo creo que sencillamente algo o alguna se interpuso entre ellos y el aeropuerto.
Y sigue lloviendo, y el ipod me explica que Man is a Baby, y la lonely que en Tokyo me voy a hartar a Sushi, a karaoke, a bares en vertical y a niñas guapas. El perfume en mi almohada que todo será dulce a mi vuelta y ese mensaje en mi inbox que Ginebra sigue oliendo a pan recién hecho y a despertares rubios con resaca y regusto a vodka. Que a veces vale la pena estar solo y sentir la libertad abriendo los ojos a tu lado por la mañana. Recordando que tienes amigos que son capaces de cruzar el continente en autobús por tomarse una copa a tu lado. Algunos con sus novias y sus hijos, otros, como tú, con sus historias perfectas rotas. Como ese amigo italiano, bueno, canalla y tan guapo que ni rabia da, que intentando llegar a Ginebra ha acabado en Berlín preguntándose por una chica del sur. Va este post por él y por esos golfos de liverpool. No hay volcán que nos pueda.
Algún día esto se acabará, imagino. Pero esta noche llueve, Antony and the Johnsons me cuentan que I am his sister, Esther y Boris me han pedido ser su padrino, Luis me esperará en Tokyo con diez noches por quemar y parece que, como tantas veces antes, está todo por escribir.
Yo quería hablar de política pero, sinceramente, no vale la pena.
Seis meses desde que llegué a Aix y la vida sigue siendo una aventura.

Posted by antonio at May 10, 2010 10:29 PM

Comments