« Angels | Main | From CERN with Love »

January 13, 2009

Israel

Tiene el pelo larguísimo, los ojos enormes y el cuerpo pequeñito. Se diría que viene de Córcega o Sicilia pero en realidad es de un pequeño país situado mucho más al Este justo al lado del Mar Caspio. El verano estaba apunto de acabar y nos habíamos encontrado por última vez antes de su vuelta a casa en una de las curiosas ciudades que cruza el Ródano antes de llegar a Marsella. Mi tren llegó tarde y las catorce horas que íbamos a pasar juntos se convirtieron en ocho, solo su sonrisa hizo que se me pasase el cabreo. Su enorme maleta ya estaba cerrada y ella se duchaba en la habitación mientras yo calculaba las horas que aún tendría que pasar solo en esa ciudad una vez que ella cogiese el taxi hacia ese avión que la devolvería a Oriente. Es ese tipo de chica especial de la que aunque no estés enamorado no quieres separarte a la mañana siguiente.
Encendí la tele y la CNN acabó de desgarrarme. Retransmitían en directo el intercambio de prisioneros negociado durante meses entre los terroristas de Hammas, dueños y señores de Gaza, e Israel. Los judíos liberaron a los islamistas en la frontera, alguno de ellos asesino de niños en Tel Aviv. Cuando todos los prisioneros palestinos cruzaron a Gaza, Hammas entregó varios ataúdes a Israel. Ni un solo prisionero. Solo ataúdes. La imagen era devastadora.
No son criminales o fanáticos, sencillamente no son personas. No luchan por los derechos políticos del pueblo palestino, simplemente sueñan con la destrucción del judío. El problema no consiste en cómo hacer que un estado judío viva en armonía con un vecino país árabe, el problema es que los nuevos nazis quieren echar a todos los judíos al mar. Ensucian el Corán y a sus fieles con su odio del mismo modo que esos actores y fanáticos antisemitas ensuciaron el pasado domingo a toda la izquierda española asumiendo los argumentos racistas de la extrema derecha de siempre.
La diferencia entre los dirigentes de ambos pueblos es muy clara: Hammas asesinaría a todos los judíos haciendo desaparecer Israel si pudiese, Israel podría aniquilar a todo el pueblo palestino en un par de meses pero no lo hace. Éstos son una democracia de personas libres que intentan defenderse, aquéllos son simpemente animales del mismo nivel moral que la Gestapo.
Cuando cesó el ruido de la ducha apagué el televisor. Tardé un tiempo en procesar lo que acababa de ver. El justo para que ella me preguntase qué me pasaba. Me giré hacia mi amiga, estaba desnuda y preciosa,
vive en Azerbajan
y es musulmana.

Posted by antonio at January 13, 2009 02:17 PM

Comments