« September 2006 | Main | February 2007 »

November 15, 2006

Ginebra Fall

It's not the first time I write it: Geneva still surprises me... Sunset in Les Bains des Paquis with her.

Imagen041.jpg

Posted by antonio at 08:26 PM | Comments (0)

November 12, 2006

Conversaciones con mi padre

Esta semana he estado a punto de cancelar este blog. Sólo una charla a última hora con mi padre, por supuesto sin ni siquiera mentarle el tema, me ha hecho cambiar de opinión. Y, por ahora, aquí sigo.
Llevo ya varios días (diez, para ser exactos) dándole vueltas al asunto. Aunque algunos se empeñan en creer que me gusta polemizar, la verdad es que hablar de política me divierte, discutir me entretiene y pelearme me asquea. Me asquea, me enciende y en la mayoría de las ocasiones me acaba dejando un mal sabor de boca que me dura horas, incluso días si la pelea ha sido con alguien a quién quiero o, sencillamente, aprecio.
He escrito varias veces que este blog para alguien como yo, más bien diplomático y calmado en la vida real, es la válvula virtual de escape a la mala leche que algunos días el fanatismo, la mala uva o la simple estupidez te acumulan en el ánimo. No pretendo que nadie lo lea, escribo para mí, no quiero convencer a nadie, y entiendo que nadie tiene por qué cargar con la penitencia de leer frases que le puedan molestar, ética o estéticamente, es por eso que siempre he animado a todo aquél que no guste lo que escribo a que sencillamente no entre en ginebraconhelio, que al fin y al cabo cada uno lee y escribe lo que le place, grande es el ciberespacio, y aquí paz y después gloria.
Lo que ocurre en la realidad es que varias personas a las que quiero, y varias son más de cinco, ya se me han enfadado porque en algún post llame racista a los que yo considero racistas, malos a los que yo considero malos o catetos a los que yo considero catetos. No hay ni un solo post en todo el blog en el que haga referencia a alguien de mi entorno, no se encontrará ni una sóla indirecta a ninguno de los potenciales lectores de este blog; insulto, sí; critico, mucho; ataco a la violencia con agresividad, pero ninguno de los lectores es violento, ninguno tiene actitudes fascistas, ninguno tiene por qué sentirse aludido. Posiblemente voten distinto a mí, y seguramente vean criticadas sus ideas políticas, pero si alguien no está dispuesto a ver sus convicciones criticadas o sus antagónicas defendidas: ¿qué diablos hace entrando en un blog donde se habla de política?.
Pero me desvío. Decía que hoy he hablado con mi padre. Y con una frase me ha borrado las dudas. Le contaba yo que estaba harto de que por defender ideas políticamente incorrectas, por llevar la contraria a los que mandan, por no querer repetir estupideces que todo el mundo da por ciertas en mi tierra (mi querida pero cateta tierra), tuviese que soportar que me llamasen radical, exaltado, provocador o fascista. Que estaba hasta los cojones de que por salirme del corral me tuviesen que llover palos incluso de los que quiero. La respuesta de mi padre ha sido un soplo de aire fresco: no te olvides, hijo, de que algunos nunca hemos estado en el corral.
Y es que ahí reside toda la historia. La mayoría ve la política como una guerra de bandos, no de ideas. Hay dos bandos, cada jefe da sus consignas y todos los indios las corean al unísono. Política de bloques. El Gobierno y la nación como un partido de fútbol. Nada nuevo bajo el sol.
Lo que este blog me ha ayudado a descubrir es que la tribu otorga seguridad, calor, confianza. No hay arma más poderosa que el sectarismo. Y no hay nada más fácil que apoyar los lugares comunes, las verdades indiscutibles, la corrección política, el amor y el elogio a lo propio.
Por ahí rara vez te critican. Puedes no conocer a Montesquieu, ignorar quienes fueron los Carlistas o no haber oído en tu puñetera vida quién diablos era Quevedo, mientras no te metas con la normalización linguística, las bondades de la descentralización, el probado cosmopolitismo de Barcelona, el necesario control de las drogas o la necesidad de tratar a los ciudadanos como asesinos al volate, todo bien. Pero ni se te ocurra meterte con cualquiera de esos dogmas de fe, porque entonces si que te lloverán leches hasta en el cielo de la boca. Que uno puede ser de izquieras o de derechas, pero lo que no puede ser es un exaltado, y a ver si te calmas un poco.
Lo que pasa es que mi padre, que ha leído a Popper y por tanto está vacunado contra el mal de las mayorías, hace tiempo que me enseñó a leer, y por tanto a pensar, y por tanto a criticar. Y hoy me ha recordado, sin quererlo, que ya a Don Quijote le ladraban, luego él cabalgaba. Que los que más quisieron a su gente fueron los que más la criticaron. Que Quevedo (como Goya o Jovellanos después) llamó de todo a la España del XVII, precisamente porque nadie la quería como él. Y así les fue. Así les odiaron. ¿Por qué? Porque se atrevieron a discutir lo que todo el mundo aplaudia. Por que se atrevieron a no aceptar a pies juntillas lo que decía ninguno de los dos bandos.
Mi padre me ha recordado hoy que hay que seguir escribiendo. Aunque los dos bandos duerman en sus respectivos campamentos. A luz de la hoguera, con la alegría del compadre que te aplaude la idea y te da más argumentos a favor todavía, para que sigas convencido, para que no te disminuyas, donde hay vino, comida y mujeres. Hay que seguir escrbiendo. Aunque te critiquen, aunque no te entiendan. Aunque en tu puesto entre ambos campamentos los oigas reirse, y estés solo, y haga frío.

Posted by antonio at 11:54 PM | Comments (0)

November 02, 2006

Libertad

Grande. Enorme fue lo que hicimos anoche. Unos con el curro del día a día y otros a poyando como malamente podemos.
Cómo me gustaría estar en el Parlament el día que Albert Rivera se levante y empiece a hablar en catalán y en castellano. Cómo me gustaría ver la cara de rabia, de miedo, de odio, de los fascistas que llevan 30 años considerando de segunda a los catalanes como yo.
Cómo me gustaría pasearme hoy por los diferentes periódicos, radios, teles de Barcelona y ver la mueca en la cara de cada editor, cada locutor, cada presentador cuando diga Ciutadans: 3 escaños.
¿Ciutadans?
¿Y quiénes son esos? se preguntarán los que, empecinados en morir idiotas, sólo leen, escuchan o ven los medios de su entorno.
Cómo me gustaría pasearme hoy por la cateta (hoy un poquito menos) Barcelona estatutaria y ver la sorpresa de los de siempre, ante el parásito, el virus, que se les ha colado en su pesebre.
Porque tras ser ignorados, insultados, agredidos, hemos metido el pie. Y ahora nos van a tener que escuchar por pelotas.
Y nos van a escuchar como catalanes: en catalán y en castellano.

Qué grande, y qué alegría.
Como ya he leído hoy en algún sitio: nos han estado echando al mar durante tres décadas y ayer empezamos a aparecer los cadáveres en la playa...jóvenes, desnudos y con las cosas claras, mucho más inteligentes que ellos, mucho más libres, cadáveres que tras conseguir la mayor proeza electoral de nuestra democracia, no lo celebran gritando consignas fascistas como visca catalunya lliure, sino que sencillamente gritan: libertad.

Libertad!

Posted by antonio at 01:07 PM | Comments (0)