« Túneles y Nieve | Main | Ahora que estamos todos tan contentos... »

March 10, 2006

Grande Arcadi Espada

Cómo me molaría saber escribir así...

Cuenta hoy Arcadi Espada en el blog más famoso de España:

Esto no es Alemania, desde luego. (La primera reforma profunda en sesenta años, bidireccional y decidida por los dos partidos más votados). Pero es que ni siquiera es Montenegro. Antes de Montenegro que del Ridículo. Facin el que vulguin però sobretot no facin el ridícul, imploraba el viejo Pla. Así queda un trozo de Estatuto: “Cataluña, definida como nacionalidad en el artículo 1, tiene como símbolos nacionales la bandera, la fiesta y el himno”. No sólo es el humillante cinturón de castidad (nacionalidad/símbolos nacionales) que ostentosamente embrida todos los excesos de la Ben Plantada (hasta el punto de que estoy empezando a hacerme catalanista, y voy a votar no y no, diguem no, porque a mí no me joropea nadie); es, otra vez, el bochorno gramatical. La fiesta. ¡La fiesta, un símbolo nacional! “…Tiene como símbolos nacionales la bandera, la fiesta y el himno”, lo repito, tratando de que, al revés de lo que sucede, la repetición mecánica añada sentido. Cualquier semiinstruido observa las diferencias de categoría semántica (lo sensorialmente perceptible) entre bandera e himno, por un lado, y fiesta por el otro. Por otro lado, cualquier semi sabe que la fiesta es la decantación de un símbolo. Otra cosa sería: “…tiene como símbolos nacionales la bandera, el himno y la derrota”. Rajoy acertó ayer. Es la inteligibilidad. El Estatuto de Cataluña no puede ni siquiera rechazarse. Ojalá! El rechazo implica alguna forma de coherencia. Algún grado de asentimiento ante la farsa. El Partido Popular debiera explicar en el Parlamento su punto de vista ante cada artículo. Y, a la hora de votar, largarse. Que declinen ellos.

...
Suscribo hasta el tamaño de fuente.

Posted by antonio at March 10, 2006 03:54 PM

Comments