« August 2005 | Main | October 2005 »

September 30, 2005

Que Dios ayuda a los malos...

... cuando son más que los buenos.

Lo que ocurrió ayer es demasiado serio como para que explicarlo con mis palabras. El autor del texto que adjunto es catedrático de la universidad en la que actualmente trabajo. Socialista y catalán. Llevo todo el día buscándole para darle un abrazo. Y no soltarme, ya que quedan pocos agarres así en mi paisito.

Francesc de Carreras. La Vanguardia 29/09/2005

Ni aun los que desde el principio hemos considerado que el proyecto de nuevo Estatut no responde a ninguna necesidad de los ciudadanos, sino que se trata, simplemente, de un instrumento al servicio de los intereses particulares de los partidos que lo han impulsado, ni aun nosotros, digo, podíamos imaginar que todo acabaría tan mal como ha terminado. (sigue)

Porque, pase lo que pase en la votación parlamentaria de hoy, algo se ha acabado en Cataluña y, confusos, nos encontramos en los comienzos de una nueva etapa. Entre otras cosas, cuando menos se ha acabado con la imagen de seriedad -merecida o no- de los políticos catalanes y con la imagen -merecida o no, también- de que la política discurría en Cataluña por cauces más o menos sensatos y los políticos actuaban con prudencia y cordura, con el mítico seny, probablemente la palabra catalana que mejor entiende el resto de los españoles.

Todo esto, por lo menos esto, se ha acabado por una buena temporada y para restablecerlo habrá que dejar transcurrir un tiempo y cambiar muchas cosas, entre ellas, jubilar a buena parte de la clase política. Los responsables de haber llegado a tal situación son muchos. Desde unos representantes políticos manifiestamente incompetentes hasta unos complacientes columnistas y tertulianos, pasando por unos poderes fácticos catalanes -denominados hoy, impropiamente, sociedad civil- que siempre se avienen a todo lo que mande el poder, sea cual sea éste, en espera de que puntualmente llegue la subvención solicitada o el favor esperado. [...]

Todo ello ha ido pudriendo los cimientos de nuestro sistema democrático, el cual debe basarse precisamente en el libre contraste de las informaciones e ideas, en la expresión de opiniones necesariamente contrapuestas, dada la diversidad de intereses y creencias existentes.Para que la sociedad catalana pueda restablecer su confianza en los poderes públicos autonómicos, deben tomarse medidas para corregir los vicios de nuestro establishment político, mediático, empresarial, asociativo y eclesiástico. Dicho en palabras al uso: la sociedad política catalana debe dejar de ser un oasis cuidando, eso sí, de no terminar siendo una jungla.

El oasis, el oasis catalán, fue la gran creación de Jordi Pujol.Pujol fue mucho más que un presidente de la Generalitat: fue el máximo ideólogo del nacionalismo, el guardián de nuestras supuestas esencias, el hombre de confianza de los poderes fácticos y, a su vez, quien ejercía el máximo control sobre éstos y sobre la sociedad en general. Hace unos meses, en una apacible sobremesa, un muy conocido empresario y financiero catalán me espetó de pronto: «Para Cataluña, Pujol ha sido más dictador que Franco».«Hombre, no te pases», le repliqué un tanto perplejo. Pero continuó: «Fíjate, antes nos pasábamos el día contando chistes contra Franco.¿Cuántos chistes has oído contra Pujol en los últimos 25 años? Ninguno, nadie se atrevía, todos teníamos miedo a que se enterara».

Más allá del sentido estricto de las palabras, hay un fondo de razón. Pujol controlaba férreamente la sociedad catalana mediante sus muchos conocimientos sobre todo el mundo y con una idea de Cataluña perfectamente dibujada en la que cada uno debía adaptarse al papel que el entonces president le había asignado previamente.Todos sabían que Pujol, al final, siempre acababa sabiéndolo todo y era implacable en sus reacciones ante las deslealtades con Cataluña, que, en definitiva, no eran más que deslealtades contra él. Núñez, Vilarasau, Vidal-Quadras, probablemente Miquel Roca y unos cuantos más podrían ilustrarnos con sabrosas anécdotas.

Pues bien, Pujol se retiró y el oasis se encuentra en una seria crisis. Curiosamente, la irrupción como elefante en una cacharrería de ERC, el despiste general -para ser suaves- del que hace gala el president Maragall y la falta de personalidad y de peso específico del resto de los dirigentes socialistas contribuyen a socavar el oasis pujolista sin ofrecer alternativas mejores. De una sociedad férreamente controlada hemos pasado a un cierto caos general, sin norte, guía, plan ni timonel.

Por esto nos entretenemos con la elaboración de un nuevo Estatut del que nadie piensa que es un fin útil en sí mismo, sino que únicamente debe servir como elemento táctico o estratégico para adquirir, recuperar o conservar el poder. El espectáculo que se está dando no está sólo en las formas, en el tono de sainete frívolo que ha adquirido la política catalana. Lo peor es el fondo: el desprecio por los intereses ciudadanos, la falta de calidad de los dirigentes políticos, la ausencia de un proyecto de país coherente con los tiempos actuales.

Mientras el mundo gira a gran velocidad, nosotros seguimos mirándonos nuestro histórico ombligo, perdiendo el tiempo con un nuevo Estatut en el que nadie cree.

Francesc de Carreras es catedrático de Derecho Constitucional de la Universidad Autónoma de Barcelona.

Posted by antonio at 05:12 PM | Comments (0)

September 28, 2005

La Porra

Antes del Porrazo.
Espero que suyo.
Qué semanita. Los dirigentes de mi paisito repartiéndose mis libertades a tortas mientras los gobernados (no me atrevo a llamarnos ciudadanos) miramos con cara de: "Si lo hacen los de aquí debe ser bueno porque esto es un oasis, no como en Madrit donde Aznar, que es un facha, sigue mandando mogollón".
Y ellos se pasan mi Constitución por las pelotas, y se cargan mi nación, y me dejan de ladrón ante el resto de compatriotas, y me amenanzan con guerras civiles, y apartan al partido al que voté en las últimas elecciones porque es (soy) anticatalán (antiyo), y me empapelan mi ciudad tomándose el derecho a decir qué es lo que yo deseo y lo que no, y me tratan directamente de analfabeto.

Pues yo no sé el resto, pero por encima mío no pasan. Si el viernes se aprueba ese navajazo traidor a mi Libertad que llaman Estatuto sólo van a quedar tres opciones: humillarse y aceptarlo, encabritarse y atacarlo o resignarse y largarse.

Demasiado joven para humillarme y demasiado viejo para encabritarme, yo, por mi parte, lo tengo clarísimo.

Posted by antonio at 03:47 PM | Comments (0)

September 21, 2005

Y verás el próximo...

DSC00533.JPG

Lo de que la edad está en el espíritu y no en el cuerpo son gaitas. A no ser que uno se embarque en una nave espacial al 95% de la valocidad de la luz, 29 años son 29 años, ya se los pase uno viligilando cunas o vigilando barras. Se te cae el pelo, te arrugas, te cansas antes en las discos y encima soportas con mucha peor leche a los tontos, los cabrones, las estrechas y los cursis.
Dejo aquí una foto de hace justo un año, para que todo aquél que quiera comparar la mire, me venga a ver, diga que lo siente y me invite a algo.

Que falta me hace.

Posted by antonio at 05:39 PM | Comments (1)

September 16, 2005

Bye Bye Spain

Hoy tengo un viernes ocioso. Navegando navegando doy con un blog del que había oído hablar pero nunca había visitado.
Empieza a ser vox populi mi amplio aprecio hacia el nacionalismo de mi patria chica, dejo aquí una muy buena referencia para que disfruten los que lo tienen en tan alta estima como yo.

http://nacionalismo.blogs.com/byebyespain/

Por favor, no se pierdan el documento titulado Agresión Lingüística No Gracias y sobretodo el último párrafo de éste.

Genial.

Posted by antonio at 12:39 PM | Comments (1)

September 06, 2005

Ya no soy culé.

No señor. Hasta aquí he llegado. Un servidor se baja.
Mal y rápido: ya se me han hinchado las pelotas.
Hasta ahora iba soportando mal que bien la continua cantinela de que si somos más que un club, de que si embajador de Cataluña, que si símbolo identitario de mi paisito. Hasta llegaron a gustarme alguna vez, hay que fastidiarse, los saltitos en la Plaza Sant Jaume, lo de Madrid se quema y lo de Visca el Barça y Visca Catalunya, como si Catalunya no fuese mucho más importante, hermosa, vieja y sabia que un puñado de forofos con bufanda de colores.
La gente que muestra con demasiada expresividad su alegría o tristeza por un hecho que a su vida personal poco o nada va a afectar (victoria de un equipo de fútbol, triunfo en unas elecciones, matrimonio de un famosete, etc.) nunca me ha caído bien. No sé por qué, me los imagino ante el televisor ahuyando o llorando, con la mujer poniendo la mesa sabiendo que de lo afortunado que esté el ariete o el zaguero correspondiente ante un penalty o un córner puede depender que esta noche tenga sexo o no lo tenga, tenga beso de buenas noches o gruñido de déjame, o peor: tenga moratones o no. Vamos, que me parece genial que uno esté contento porque su Madrid o su Barça han ganado la Liga, incluso que salga por ahí a cantarle vivas a la Moreneta, la Blanca Paloma o la que se tercie, pero de la gente que se emborracha de alegría, se transforma, o se comporta como si le acabase de tocar el bote de la primitiva, de esos no me fío, y a mí la gente de la que no te puedes fiar no me gusta un pelo.
Pero me desvio.
Decía que más o menos con todo eso iba yo lidiando bastante bien. Hasta esta mañana. Me levanto y leo en el periódico que mi Barça ha decidido bailarle el agua a mi Tripartito. Y que ahora para ser un buen culé también va a haber que estar a favor de un nuevo estatuto que se pasa la Constitución por el forro de los pantalones.
Y por ahí no.
Si este domingo, La Diada (gracias a Dios me pilla en Suiza), el Barça sale al campo con una pancarta, camiseta o lo que sea apoyando el Estatuto en ciernes y justo al lado no hay otra bandera, pancarta o lo que el señor Laporta quiera apoyando la Constitución Española, yo me borro. No sé si me haré del Atleti como mi hermana, del Sevilla como mi tío o del Servette como mi Ginebra, pero de culé me borro.
Y es que hay que joderse. Mi padre fundando de Peñas Barcelonistas en los 60 donde Cristo dio las voces, yo soñando cada semana con ese partido que una vez al año éste me llevaba a ver al Camp Nou, mis mejores amigos llorando y gritando conmigo en bares de Mataró por una falta mal tirada de Laudrup o esos mataos que no fueron capaces de meterle un penalty al portero de Esteagua, o como leches se escriba, toda una infancia y adolescencia girando entorno a unos colores, para que ahora vengan esta panda de gilipollas a darme lecciones a mí de política. Y yo encima tendré que aplaudir.
Pues no señor.
Yo a un equipo que apoya y vende como bueno una propuesta ilegal, egoísta, excluyente, insolidaria, que quiere arrinconar a los millones de catalanes que defendemos el biligüismo total, que quiere hacerme escoger entre mis raíces o mi cartera, entre un pasaporte u otro, a un equipo que insulta a mi inteligencia jaleando 58 (!58!) artículos que violan el único seguro de vida que mi libertad tiene ante la barbarie de la tribu: La Constitución del 78, a un equipo así yo no le aplaudo ni hasta arriba de ron.
A la mierda.

Posted by antonio at 01:09 PM | Comments (5)

September 02, 2005

2 de Septiembre

(...) Hoy estoy besando un beso;
estoy solo con mis labios.
Los pongo
no en tu boca, no, ya no
—¿adónde se me ha escapado?—.
Los pongo
en el beso que te di
ayer, en las bocas juntas
del beso que se besaron.
Y dura este beso más
que el silencio, que la luz.
Porque ya no es una carne
ni una boca lo que beso,
que se escapa, que me huye.
No.
Te estoy besando más lejos.
(P.Salinas)

Felicidades

Posted by antonio at 03:35 PM | Comments (1)