« July 2005 | Main | September 2005 »

August 26, 2005

¿Hasta cuándo?

Aunque muchos no me crean yo me chupo las opiniones de El País cada día que (a ver si aprende El Mundo) son gratuítas en su versión digital. A veces me encantan, a veces me cabrean y algunas veces, como hoy, me entristecen.
Este mediodía los fascistas-nazionalistas han vuelto a ganar a los buenos paseando sus reales por Bilbao, han insultado a la democracia berreando sus maldades y han vuelto a matar a sus víctimas. Todo sin que nadie haga nada. España es el único país de Europa donde aún está permitido que los nazis se manifiesten.
Pues bien, tras ver las imágenes en la tele cojo el país y leo la columna de Juan José Millás. Primer párrafo: "Aznar y su heredero psicológico coincidieron en un campamento de FAES y las JONS, donde el primero dirigió a lo largo de julio (sin quitarse la chaqueta del hombro en todo el mes) un curso de verano acerca de las bondades de la extrema derecha."
Literal.
Después de todo el fascista de extrema derecha, soy yo. El que alguna vez (muy pocas) ha votado al PP.
Normalmente estas cosas me encienden, me cabrean, pero hoy me ha entristecido. Y ya sé, ya sé que el autor no es más que un fanático analfabeto que no sólo no sabe lo que es la extrema derecha sino que, lo que aún peor, no sabe lo que es la democracia. ¿Pero qué queréis?, hay días en que a uno le jode que le comparen con Franco. Sobretodo cuando miles de personas se acaban de pasear por Bilbao defendiendo exactamente los mismos principios nazionalistas que defendió el dictador. Sin que este gobierno ni su democracia ejemplar hagan nada.
¿Hasta cuándo tendré que aguantar que en el primer periódico de mi país se me insulte por lo que voto?
¿Hasta cuándo se me va a considerar ciudadano pseudo-demócrata sólo porque a veces me dé por cambiar mi opción de voto y sea capaz de apoyar tanto a partidos de izquierda como de derecha?
¿Hasta cuándo España va a estar influenciada por estos intelectuales de pacotilla incapaces de aceptar que alguien no les dé la razón?

¿Hasta cuándo?

Posted by antonio at 05:02 PM | Comments (2)

August 25, 2005

La Inteligencia Fracasada

inteligencia.bmp
Incrementando un grado más mi soberbia y uno menos mi holgazanería (aún el mejor de mis defectos) me lanzo a la tan prometida sección de libros. No pretendo juzgar (aunque juzgaré), ni aconsejar (mas aconsejaré), ni vacilar (pero vacilaré), sencillamente quiero utilizar mi weblog como archivo propio de los libros que voy leyendo, un apoyo a mi memoria, que es bastante chusca y va a peor, y un lugar donde los que me conocen a mí y a mis gustos puedan encontrar el índice de libros que pueden pedirme prestados. Siempre recordando que tengo muy en cuenta la máxima de Quim Monzó sobre los dos tipos de tontos que hay en el planeta: Aquéllos que prestan libros, y aquéllos que los devuelven.

Y sin más dilación, primera entrega: "La Inteligencia Fracasada: Teoría y Práctica de la Estupidez" de José Antonio Marina. Ilusión al comprarlo, sorpresa al empezar a leerlo, entrentenimiento en casi todo el libro, y sorpresa ingrata al final. Me explico. Uno se lee el título y piensa: éste va a ser divertido, incluso me voy a reir. Pues no, uno no se ríe. Es un libro serio, ensayo filosófico que no es Kant pero tampoco es ¿Quién se ha llevado mi queso? (Pudiendo haberse llevado al autor, en mi opinión). Ahí la sorpresa. Es riguroso, sin ser duro, entretenido sin ser banal, presenta lo que va a explicar, desarrola su tesis, la demuestra y se acaba. Punto. Las páginas justas y un montón de ejemplos, citas e ideas nuevas que te dejan un genial sabor de boca.
Lástima de último capítulo. Desde luego no lo voy a explicar. Sólo decir que, sin venir a cuento, se inicia un ataque a diestro y siniestro contra el pensamiento liberal, o neoliberal como lo llama el autor. Uno está tan tranquilo leyendo un libro inteligente sobre la inteligencia y la tontería y de golpe le empiezan a caer sopapos intelectuales y poco menos que acaba con la sensación de ser un Franco cualquiera rebajado con soda. ¿Pero cuándo se van a enterar estos intelectuales de que los liberales ni queremos matar a todo el que no produzca, ni dejar el planeta bañado de Cobalto-60, ni prentender que los niños pobres sean analfabetos? ¿Cuándo se van a enterar de que lo opuesto a una dictadura de derechas no es una dictadura de izquierdas sino un regimen liberal? Y lo peor es que tiene el tío la desfachatez de dejar a parir el liberalismo tras haber usado repetidamente a Popper como uno los pilares de la principal tesis del libro.
Nada, que no me queda más remedio que remitirme al ex-ministro.

Posted by antonio at 05:10 PM | Comments (2)

August 24, 2005

Agosto, Lluvia y un Amigo

Las vacaciones más cortas de mi vida y encima pasadas por agua. Al primero que me pregunte sobre qué tal por Barcelona y qué suerte lo de poder dejar atrás el mal tiempo suizo lo avío.
Lo mejor del mes sin duda la boda de Dani, mi gran amigo de la infancia, al que por desgracia y por mi culpa veo menos de dos veces al año desde hace más de 7, y que pese a todo sigue queriéndome.
Raquel se fue a los Balcanes y me dejó de soltero en la fiesta. Soltería inútil porque a ver quién se pone a ligar en una boda donde hasta los padres del amigo del sobrino del novio conoce a tus padres, pero bueno, ésa no es la cuestión.
La cuestión fue que se casó mi amigo Dani. Y yo, que no lloro en público ni bajo tortura y que las bodas siempre me recuerdan más lo que se acaba que lo que se empieza, juro que me emocióné.
Me emocionó verlo allí, guapo de cojones, por segunda vez en mi vida (que yo recuerde) con corbata (la primera fue hace algún tiempo ya, y a su lado no tenía una preciosidad rubia como ahora sino a un servidor, con cara de atontado, haciendo la primera comunión), en la iglesia donde pasamos tantas horas de Maristas, diciendo a Mireia, con música de Sabina, que su amor no iba a ser civilizado.
Me emocioné recordarlo, recordarnos, durantes todos esos años (!qué largos se nos hacían!) que pasamos entre las murallas de Valldemia.
Todos tenemos recuerdos, canciones, juegos, libros, que nos recuerdan esos años en que todo era tan fácil (no porque fuese sencillo, sino porque todo era mucho más auténtico), en mi caso no hay duda, mi infancia, mi adolescencia tiene dos pilares: Valldemia y Dani. En el primero cuando entro ya nadie me conoce, y no lo siento como propio porque ha cambiado demasiado. Dani en cambio, pese a que lo veo aún menos que al colegio sigue llamándome amigo.
Y son cosas así las que le hacen a uno (sobretodo a uno de mi especie) centrarme un poco en el mapa. Hacerme ver que no hay que ser tan esnob porque al fin y al cabo por más que me haya paseado por avenidas lejanas o que haya conocido a mentes más lejanas todavía, uno es de donde es y de eso (gracias a Dios) no te libra nadie.
Y sí, me emocioné. Me emocioné que me invitase a su boda, que me pidiese ser su testigo, que me abrazase tan fuerte cuando me vio y que me diese, delante de todos, el ramito de su ojal. Dejando claro que por más años que pasemos lejos el uno del otro, nos unen demasiados años, demasiadas aventuras juntos como para dejar de ser esos dos niños que crecieron juntos y que ahora empezaremos (él antes que yo, por lo visto) a madurar juntos. Quizá viéndonos menos de lo que querríamos, pero siempre cómplices. Como esos barcos que se cruzan en la noche y desde lejos se lanzan destellos de luz.
Y me emocioné al irme y me sentí privilegiado porque, al fin y al cabo, es un privilegio y una suerte inmensa que un tío así te invite a su boda y te llame amigo.


Posted by antonio at 02:32 PM | Comments (3)