« Con T de trenes y tontos. | Main | London »

July 02, 2005

Engañando bailarinas...

... que decía Alejandro...
Escribo esto con Ginebra de fiesta-luto por la marcha de Oscar. Os imagino como siempre. En la casa de Cornavin, sufriendo por los vecinos, tres molones por metro cuadrado, música que no se oye, el mercancías de las dos a París ahogando los susurros, chicas que no conocemos, chicos que no nos conocen, gente que se va, gente que acaba de llegar, el movimiento perpetuo, el paraíso de Dante: Ginebra.
Y yo, desde Barcelona, con mis amigos casados o en stand-by, os echo de menos.
Los diez, o quince o veinte, o dos (nunca fuimos un grupo estable) amigos, amigas, planeando, disfrutando, estudiando, la noche. Veladas tras una pasta increíble de Bobo, de Marco, de Cocco, de Mirko, discusiones sobre mujeres, sobre hombres, sobre política, sobre imanes... amistades lejanas de la costumbre, el pasado o la familia. Amistades basadas en la ambición, la carrera, el futuro, la soledad... amigos que se aman no por cuanto te dan sino por cuanto se te parecen. Doctores en física discutiendo sobre como conquistar a una eslovena, sobre como encararse con un croata provocón o sobre como hacer el amor con una coreana.
Algún día no quedaremos ninguno en Ginebra, y allí sólo habrá suizos que no sepan ni como quitarle decentemente la ropa a una niña... pensando que es ella (él) la que se la ha quitado. Que no sepan como ofrecer un whisky a un amigo. Que ignoren que algún día vivió allí un grupo de privilegiados, que fueron conscientes de su privilegio, y, sin olvidar su pasado, brindaron, orgullosos, por su presente.

Óscar, quede este post como homenaje y como advertencia:
Los vas a echar de menos.
Mucho.

Como yo.

Posted by antonio at July 2, 2005 01:23 AM

Comments

Hasta yo echo de menos esas fiestas, Me gustaba estar al final del estudio de esas noches...Y así recibir el día con una sonrisa y un beso de buenas noches. (Aunque suene contradictorio.
Seguimos por aquí, mi enemigo.

Posted by: Glôw at July 3, 2005 08:07 PM

Hay veces que con según qué enemigos uno no necesita amigos.

Un beso desde muy lejos, enemiga mejicana.
Y no te preocupes que, tú con tu tequila yo con mi whisky, aún nos quedan muchos amaneceres.

Cuidate, Gloria.

Posted by: Antonio at July 4, 2005 09:40 AM